Saltar al contenido

Como elegir un grifo de cocina.

El grifo de cocina es una parte esencial que junto con el fregadero, ocupan un espacio muy importante en la cocina y de los que depende nuestra comodidad en ella. Como ya sabes, el estilo o el consumo de agua en tareas comunes tales como: cocinar, lavar platos, o enjuagar alimentos, son acciones que efectuamos a diario en nuestra casa o trabajo. Podemos encontrar una gran variedad de grifos que se adecuen a tus necesidades, valorando sus ventajas, tales como: te permitan ganar espacio, el caño se adapte a tu diseño, sortear obstáculos o incluso abrir y cerrar el flujo de agua a través de un pedal.

¿Dónde lo vas a colocar?

Es lo primero a tener en cuenta en la elección del grifo a instalar, ya que los grifos pueden ir encastrados en la encimera o de pared.

Los grifos instalados en la encimera son los más comunes en las cocinas. Necesitarás lo siguiente:

  • Dos latiguillos que se pasan por el agujero de la encimera y así quedan conectados el agua caliente y la fría.
  • Dos vástagos  donde se colocan los tornillos.
  • La junta de plástico para que no toque la parte de metal con la encimera.

Es muy importante que midas la distancia entre las tomas de agua si elijes uno de mural para liberar espacio en la encimera. Las tomas de los grifos son fijas y hay de varias medidas de separación entre ejes de las tomas:

  • De 15 cm.
  • De 11 cm.
  • De 13 cmm
  • De 20 cm. de separacion entre ejes de las tomas.

 

Tipo de apertura.

Una vez seleccionado el tamaño del grifo y el modo de instalación (a encimera o a pared) debes elegir el tipo de apertura que puede ser de dos tipos:

  • Bimando. Cuenta con dos mandos, uno de agua fría y otro de agua caliente, para regular el caudal y la temperatura del agua.
  • Monomando. Un solo mando para regular el flujo y la temperatura. Este tipo de apertura es la más extendida por su facilidad de uso.

Tipos de caño para diferentes necesidades.

Caño alto, abatibles, invertidos, flexibles, de pedal… existen diversos grifos que, en función del tipo, te ofrecen prestaciones adaptadas a tu tipo de cocina y a tus necesidades de uso.

Los grifos de caño alto te permiten llenar de forma cómoda grandes recipientes (ollas, cazuelas, garrafas o incluso cubos). No están indicados para fregaderos pequeños porque salpicarían la encimera.

Grifo de caño alto

Para fregaderos pequeños te recomendamos un grifo de caño alto extraíble. Utiliza el caño medio habitualmente y extrae el caño alto solo cuando necesites llenar un recipiente de grandes dimensiones.

Grifo de caño extraible

Si tu fregadero está justo bajo una ventana de apertura abatible y no quieres que la hoja choque con el grifo puedes optar entre modelos abatibles o de caño horizontal para grifos encastrados en la encimera, o entre grifos de caño bajo o invertidos, solo disponibles para grifos instalados a pared.

Grifo de caño horizontal

Los grifos flexibles incorporan un muelle que te permite mover el caño del grifo hasta 2 metros.

Grifo de caño invertido
Grifo de caño abatible

Los sistemas de pedal abren o cierran el flujo del agua a través de un pedal situado en el suelo. Muy prácticos para no ensuciar los mandos si tenemos las manos pringosas.

Grifo de pedal

Reduce el gasto.

Elige un grifo que te ayude a ahorrar en el consumo de agua, además de ser más respetuoso con el medio ambiente, te permiten reducir el consumo de agua y el gasto en la factura.

  • Los grifos que utilizan aireadores pueden ahorrar hasta un 25% de agua.
  • Los de doble posición de caudal el ahorro puede alcanzar el 50%.
  • Los grifos monomando de apertura central fría contribuyen al ahorro energético, ya que te ayudan a reducir el consumo de agua caliente, porque solo al llevar el mando a uno de los extremos abre el agua caliente.

Limpieza y mantenimiento.

Para limpiar la grifería y mantener el brillo, sobre todo en las superficies cromadas, debes utilizar una bayeta suave ligeramente enjabonada y después enjuagar y secar con un paño seco. No utilices productos de limpieza abrasivos, disolventes, vinagre ni estropajos. Para eliminar los restos de cal basta con secar el grifo con un paño seco después de cada uso.

Para informarte mas acerca de como elegir el grifo correcto visita nuestra guía: Tipos de grifos